UsuarioÁREA DE USUARIO | ES | CA | EN | RUS |  中文
Facebook SF AbogadosTwitter SF AbogadosLinkedin SF Abogados
Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

www.sfabogados.com usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede configurar el uso de las cookies desde su navegador. Saber más

Acepto

Política de Cookies

 

En SFT SERVICIOS JURIDICOS S.L.P. utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar la calidad de nuestro servicio, proporcionar una mejor experiencia de navegación, e identificar los problemas técnicos que puedan surgir en la web. Asimismo, en caso de que usted preste su consentimiento a través de su navegación, utilizaremos cookies que nos permitan obtener más información sobre sus preferencias y personalizar nuestra página web con sus intereses individuales.

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico, esta página web le informa sobre la política de cookies.

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Las cookies son pequeños ficheros de datos que se descargan en su ordenador y otros dispositivos de comunicaciones, que almacenan información y se guardan en el navegador del usuario. Las cookies permiten a una página o sitio web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación, permitiendo recordar diferentes parámetros e información sobre el usuario.

El usuario podrá en todo momento modificar las preferencias del navegador utilizado con la finalidad de impedir la instalación de dichos ficheros a la hora de consultar esta web.

¿QUÉ TIPO DE COOKIES UTILIZA ESTE SITIO WEB?

La web de www.sfabogados.com puede utilizar servicios de terceros que recopilan información con fines estadísticos, de uso del sitio web por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con el mismo y otros servicios de internet.

En particular, este sitio web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El presente sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies:

 Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido, o compartir contenido a través de redes sociales.

  • Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo el idioma o el tipo de navegador a través del cual se conecta al servicio.
  • Cookies de análisis: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.
  • Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

GESTIÓN DE LAS COOKIES

Usted puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador. No obstante, si lo haces, es posible que la página web no funcione correctamente y que no te podamos ofrecer una experiencia de usuario óptima.

Google Chrome:
1. Clicamos en el icono de menú.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “privacidad”.
5. Seleccionar “configuración de contenido”.
6. Seleccionar la función que desee:
7. Permitir que se almacenen datos locales.
8. Conservar datos locales solo hasta que salgas del navegador.
9. No permitir que se guarden datos de los sitios.
10. bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros.
11. Una vez seleccionado la opción deseada, clicar en “listo”.

Internet Explorer:
1. Clicamos en icono de “inicio”.
2. Seleccionar “opciones de internet” en el menú “herramientas”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “configuración”.
5. Seleccionar la opción que desee y clicar en “aceptar”.

Microsoft Edge (Explorer 10):
1. Clicamos en el icono “más”.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “cookies” dentro de “Privacidad y servicios”.
5. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Firefox:
1. Clicamos en el icono “menú”.
2. Seleccionar “opciones”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Safari:
1. Clicamos en “safari”.
2. Seleccionar “preferencias”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “cookies y datos de sitios web”.
5. Selección la opción que desee entre las disponibles.

Debe tener en cuenta que si usted elimina o bloquea todas las cookies de este sitio web, es posible que parte del mismo no funcione correctamente o la calidad de la página web pueda verse afectada.

Si precisa más información acerca de nuestra política de cookies, puede contactar con nosotros a través de nuestros canales de comunicación. Asimismo le recomendamos que consulte las páginas web de soporte de cada navegador para más información. Se debe colocar en el sitio web un pop up correspondiente a la política de cookies, y facilitar el acceso al documento detallado (segunda capa) mediante este.

Jueves, 27 Junio 2019 14:37

¿Abusan de mis hijos en las RRSS?

El engaño de pederasta o child grooming (en su término anglosajón) es un fenómeno cada vez más extendido. Una reprobable práctica que consiste en el acoso sexual de un adulto a un menor a través de las redes sociales e internet –incluso valiéndose de los juegos online o las apps de mensajería– con una finalidad claramente sexual. Se trata de un conjunto de estrategias que el acosador desarrolla para ganarse la confianza del menor realizando un acercamiento desde la empatía, y generalmente a base de engaños, que termina en el chantaje –su principal arma– para obtener material íntimo. Así, cuando disponga de conversaciones o imágenes lo suficientemente comprometidas, presionará y amenazará con su difusión con el objetivo de conseguir cada vez más, y llegar incluso a concertar un primer encuentro físico.

No es difícil entender que el daño psicológico que pueden llegar a sufrir los niños, niñas y adolescentes atrapados en estas circunstancias es enorme. Y el riesgo de que nuestros hijos lo puedan llegar a vivir es mayor de lo que pensamos. Según la Agencia Española de Protección de Datos, entre los 14 y 17 años un 97% de usuarios tiene perfil en redes sociales. De esos, uno de cada tres niños acepta solicitudes de personas que no conoce. Otro informe, realizado por Pantallas Amigas, asegura que el 26% de los menores ha recibido solicitudes para enviar fotos suyas a un desconocido, siendo los de 15 a 18 años y las chicas los más expuestos. Es más, según un estudio de UNICEF, el 38% de los adolescentes ha tenido una cita con un extraño al que ha conocido a través de Internet.

En definitiva, la fluidez de la comunicación en la red, la accesibilidad instantánea a los menores, el anonimato, la dificultad para la supervisión parental de la vida digital y la facilidad para operar desde la distancia facilitan que los pederastas vean en internet un contexto y una herramienta para perpetrar su acoso. El estudio Estrategias de persuasión en grooming online de menores: un análisis cualitativo con agresores en prisión, realizado por Patricia de Santiesteban y Manuel Gámez-Guadix en la Universidad Autónoma de Madrid analizando la conducta de 12 hombres condenados en prisiones españolas por delitos sexuales contra menores con los que tuvieron contacto en internet, así lo atestigua. La investigación deja claro que las principales tácticas de los acosadores son el engaño, la corrupción (sobre todo, ofreciendo dinero), la manipulación para conseguir la implicación activa del menor y, por último, la agresión para conseguir tener relaciones sexuales ya sean de forma online u offline. En el peor de los casos, el groomer podría buscar también ejercer en un futuro la explotación sexual y prostitución de su víctima.

Ante esta situación, la pregunta inmediata es ¿cómo podemos saber si están abusando de nuestros hijos en las redes sociales? Es importante recordar que en un contexto de vida familiar normal –en la que no se esté haciendo frente a una pérdida, una ruptura familiar u otros tipos de problemas clásicos de la adolescencia– existen señales que pueden servir de alerta.

Ciertas conductas que, si aparecen de forma repentina y en un espacio corto de tiempo, podrían indicar un posible abuso. Estas cinco son habituales:

  1. El menor se vuelve introvertido o esquivo. Teme ser preguntado o que sus padres noten que sucede algo raro.
  1. Se encierra con frecuencia y durante bastante tiempo en su habitación o en el baño.
  2. Se conecta con su smartphone u ordenador cuando el resto de la familia ya está durmiendo. Es frecuente que lo haga siempre a la misma hora.
  1. Tiene objetos o ropa que nosotros no le hemos comprado. Esto podría deberse a que algunos acosadores hacen regalos para generar sentimiento de deuda o para ganarse al menor cumpliendo sus caprichos.
  1. Llega a enfermar, desarrollando problemas para conciliar el sueño, falta de apetito y otras manifestaciones psicosomáticas como dolores de estómago, de cabeza, afecciones en la piel…

Para evitar que estas situaciones lleguen a producirse, la educación y el diálogo entre los menores y sus padres o tutores juegan un papel primordial. Y ese es justo el objetivo de iniciativas como Por un uso Love de la Tecnología, con la que Orange pretende concienciar a niños y mayores sobre la importancia de usar de forma segura las nuevas tecnologías, poniendo el foco ésta vez en el ciberacoso sexual. Las consecuencias de este pueden ser de diferente gravedad dependiendo del alcance del delito, aunque en cualquier caso, el riesgo de daños para el menor es alto.

En un entorno de grooming, las víctimas tienden a ocultar las consecuencias por sentimientos de vergüenza o culpabilidad. Pueden incluso “pensar que la relación que mantienen con el agresor es real, y no ser conscientes de que están siendo o han sido víctimas de un abuso”, como explican desde el portal divulgativo is4k.es. Además del sufrimiento por el propio acoso y/o la agresión sexual, entre las consecuencias psicológicas más habituales aparecen la ansiedad y la depresión, presentándose secuelas muy diversas en función del abuso, su duración y el apoyo recibido. Y, cómo no, problemas derivados en el rendimiento académico –disminución de la concentración–, la sociabilidad –reflejada en la pérdida de amistades– y la afectividad, con daños a su autoestima y la confianza en sí mismo.

Por ello, es necesario recordar la importancia de que los padres validen el entorno digital de sus hijos. Para prevenir, en la medida de lo posible, la acción de los acosadores, es recomendable insistir a los menores en que deben proteger la privacidad de sus dispositivos y de sus cuentas. Hay que ayudarles a establecer contraseñas seguras, usar antivirus y programas para proteger su información. Como filtro, puede resultar útil instalar sistemas de control parental en los dispositivos que utilizan sus hijos, en especial aquellos que impiden el acceso a sitios inapropiados. Además, en función de la edad que tengan, deberá tener acceso directo al terminal que utilizan sus hijos.

Periódico Digital ABC