UsuarioÁREA DE USUARIO | ES | CA | EN | RUS |  中文
Facebook SF AbogadosTwitter SF AbogadosLinkedin SF Abogados
Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

www.sfabogados.com usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede configurar el uso de las cookies desde su navegador. Saber más

Acepto

Política de Cookies

 

En SFT SERVICIOS JURIDICOS S.L.P. utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar la calidad de nuestro servicio, proporcionar una mejor experiencia de navegación, e identificar los problemas técnicos que puedan surgir en la web. Asimismo, en caso de que usted preste su consentimiento a través de su navegación, utilizaremos cookies que nos permitan obtener más información sobre sus preferencias y personalizar nuestra página web con sus intereses individuales.

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico, esta página web le informa sobre la política de cookies.

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Las cookies son pequeños ficheros de datos que se descargan en su ordenador y otros dispositivos de comunicaciones, que almacenan información y se guardan en el navegador del usuario. Las cookies permiten a una página o sitio web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación, permitiendo recordar diferentes parámetros e información sobre el usuario.

El usuario podrá en todo momento modificar las preferencias del navegador utilizado con la finalidad de impedir la instalación de dichos ficheros a la hora de consultar esta web.

¿QUÉ TIPO DE COOKIES UTILIZA ESTE SITIO WEB?

La web de www.sfabogados.com puede utilizar servicios de terceros que recopilan información con fines estadísticos, de uso del sitio web por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con el mismo y otros servicios de internet.

En particular, este sitio web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El presente sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies:

 Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido, o compartir contenido a través de redes sociales.

  • Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo el idioma o el tipo de navegador a través del cual se conecta al servicio.
  • Cookies de análisis: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.
  • Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

GESTIÓN DE LAS COOKIES

Usted puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador. No obstante, si lo haces, es posible que la página web no funcione correctamente y que no te podamos ofrecer una experiencia de usuario óptima.

Google Chrome:
1. Clicamos en el icono de menú.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “privacidad”.
5. Seleccionar “configuración de contenido”.
6. Seleccionar la función que desee:
7. Permitir que se almacenen datos locales.
8. Conservar datos locales solo hasta que salgas del navegador.
9. No permitir que se guarden datos de los sitios.
10. bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros.
11. Una vez seleccionado la opción deseada, clicar en “listo”.

Internet Explorer:
1. Clicamos en icono de “inicio”.
2. Seleccionar “opciones de internet” en el menú “herramientas”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “configuración”.
5. Seleccionar la opción que desee y clicar en “aceptar”.

Microsoft Edge (Explorer 10):
1. Clicamos en el icono “más”.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “cookies” dentro de “Privacidad y servicios”.
5. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Firefox:
1. Clicamos en el icono “menú”.
2. Seleccionar “opciones”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Safari:
1. Clicamos en “safari”.
2. Seleccionar “preferencias”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “cookies y datos de sitios web”.
5. Selección la opción que desee entre las disponibles.

Debe tener en cuenta que si usted elimina o bloquea todas las cookies de este sitio web, es posible que parte del mismo no funcione correctamente o la calidad de la página web pueda verse afectada.

Si precisa más información acerca de nuestra política de cookies, puede contactar con nosotros a través de nuestros canales de comunicación. Asimismo le recomendamos que consulte las páginas web de soporte de cada navegador para más información. Se debe colocar en el sitio web un pop up correspondiente a la política de cookies, y facilitar el acceso al documento detallado (segunda capa) mediante este.

Martes, 04 Junio 2019 11:13

Modificaciones en la Ley de Marcas

La reforma de la Ley de Marcas, que entró en vigor en su casi totalidad el 14 de enero de 2019, introdujo una serie de cambios necesarios para aproximar las legislaciones de los 28 miembros de la Unión Europea en materia marcaria. Así, estábamos a la espera de la modificación del desarrollo reglamentario de esta Ley, que acaba de ser publicado en el BOE.

Este Real Decreto, que llega unos meses tarde, modifica 25 artículos del actual Reglamento de 2002, en aras a adecuarlo a todas las novedades de la reforma de la Ley de Marcas de enero de 2019, pero además, introduce novedades.

¿EN QUÉ SE TRADUCEN ESTOS CAMBIOS?

  • Crea un Artículo, 21 bis, para la regulación de la prueba de uso. Como ocurre en la EUIPO, el solicitante de una marca o nombre comercial podrá solicitar prueba de uso de las marcas oponentes si han transcurrido más de cinco años desde su registro, teniendo en su caso la parte oponente un mes para aportarla; si en este plazo no aporta prueba alguna, esta es insuficiente o no se acredita causa justificativa para la falta de uso, se desestimará la oposición sin más consecuencias.
  • Se añade un nuevo título para la regulación de los procedimientos administrativos de nulidad y caducidad, pasando a tener la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) competencia en estos procedimientos que actualmente se tramitan ante los Juzgados de lo Mercantil.

¿En qué se traducen estos cambios? Si nos centramos primero en los aspectos positivos, es cierto que ha habido importantes mejoras, tales como la descripción del concepto y tipos de marcas, que ahora pueden registrarse a través de cualquier medio siempre que el objeto de la protección que se otorgue al titular se pueda determinar con claridad y precisión (como archivos de vídeo, audio, etc.); una regulación básica del procedimiento de nulidad y caducidad; se incluye una regulación específica de los distintos tipos de marcas; se exige que los productos y servicios de nuevas solicitudes sean identificados con la suficiente claridad y precisión;  una reducción de cargas administrativas en renovaciones de marcas y nombres comerciales, etc.

Podemos observar además cómo el legislador ha regulado la figura de las denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas como motivo tanto de prohibición absoluta como relativa. Así, tanto la OEPM como los Consejos de las Denominaciones de Origen podrán, o bien examinar de oficio o bien oponerse a instancia de parte, al registro de una marca idéntica o confundible con el derecho anterior.

De igual forma, la implantación de la prueba de uso hace que ya no sea posible formular oposiciones defensivas si las marcas anteriores que se invocan tienen más de cinco años y no han sido usadas, algo que venía siendo práctica habitual para muchas empresas que, con base en derechos anteriores que no eran usados desde hacía décadas incluso, se oponían de manera sistemática a nuevas solicitudes.

A pesar de estas luces, el nuevo escenario también cuenta con algunas sombras. Con relación a la prueba de uso, que puede tener carácter disuasorio para los oponentes, habría sido recomendable instaurar un sistema de condena en costas como viene ocurriendo en la EUIPO. Si bien esta opción sí que fue valorada, finalmente no se tuvo en cuenta, y quizá hubiese sido determinante en aras a evitar el “todo vale”. Además, el Reglamento no se refiere ni hace comentario alguno sobre el uso parcial de una marca, es decir, si solo se demuestra el uso de unos determinados productos o servicios. ¿Se desestima la oposición en su totalidad, o se continúa con base en los productos y servicios cuyo uso se ha demostrado?

Por otra parte, todo apunta a que las decisiones en procedimientos de oposición y suspenso seguirán consistiendo en una muy breve motivación sobre los motivos de concesión o denegación. No hay mejora en este sentido dado que el mismo texto recoge que se especificarán, “sucintamente”, los motivos (Art. 22.1).

Es cierto que se reducen las cargas administrativas en renovaciones de marcas y nombres comerciales, puesto que el pago de la tasa de renovación se considera en sí mismo una solicitud de renovación. Este nuevo apartado 26.4 del Reglamento puede crear cierta inseguridad jurídica en este tipo de trámites ya que, atendiendo a su enunciado, cualquier tercero puede pagar la tasa incluso sin el permiso o conocimiento del titular o su representante autorizado.

Hemos de mencionar la desaparición de la marca notoria en favor de la ahora única “Marca Renombrada”. Si bien es cierto que esta unificación es positiva y termina con un debate poco práctico, nos encontramos con varios problemas. Al desaparecer esta distinción, hemos de preguntarnos si desde ahora solo las marcas conocidas por el público en general gozarán de esta protección. En todo caso, a la hora de fundamentar una oposición se sigue manteniendo la diferencia, lo que resulta contradictorio (Art. 17.2.g, Art. 17.2.k, Art. 18.4).

Sobre la prueba de uso, el plazo de un mes que se ha habilitado para aportarla resulta a todas luces escaso, siendo a menudo insuficientes 30 días cuando exista gran cantidad de documentación a recopilar, filtrar, y en su caso traducir y aportar.

Por ello, habría sido recomendable ampliar este plazo a dos meses, siguiendo la práctica de la EUIPO, y de manera proporcional, ampliar a su vez un mes el plazo para que el solicitante presente observaciones en defensa de su solicitud junto con el análisis de la prueba de uso.  Además, a raíz del enunciado del texto no sabemos si puede haber declaración de concesión parcial de una marca impugnada, en atención a la prueba de uso que finalmente se aporte. En el caso de nulidad y caducidad, ocurre esto mismo.

La adición del Título IX a la Ley, que afecta a la competencia para declarar la nulidad y caducidad de marcas y nombres comerciales, podemos decir sin temor a equivocarnos que esta ha tenido un desarrollo reglamentario menos exhaustivo de lo deseado.

En este sentido, resulta francamente vago el texto al indicar que la solicitud de nulidad “podrá incluir razones, motivos y fundamentos en que se base la solicitud y las pruebas acreditativas que se consideren pertinentes” (Art. 58.4). Abre así la vía a que las solicitudes nulidad, parcial o total, consistan en un mero formulario de solicitud sin fundamentación alguna, o sin acreditar un interés legítimo alguno del solicitante.

También se antoja inadecuada la facultad potestativa de la OEPM de dar traslado a las partes de los documentos presentados por la contraria. El Artículo 61.4 indica que “cuando (la observación presentada, por una parte) no contenga elementos nuevos o ya se hubieran reunido los elementos necesarios para dictar una resolución en el asunto, la notificación será facultativa”. Esta notificación opcional resulta totalmente inadecuada en un procedimiento de estas características, provocando que una de las partes pueda no tener acceso a toda la documentación, con la consecuente indefensión que supone.

A pesar de ser la OEPM la que asume la competencia directa, debido a la dificultad de poner en práctica esta nueva regulación el legislador establece una “vacatio legis” hasta el 14 de enero de 2023, durante el cual los Tribunales mantendrán la competencia directa y única sobre estas acciones. Es tiempo más que suficiente para que puedan mejorarse estos detalles y dotar a la OEPM de los recursos humanos y técnicos que sin duda serán necesarios para asumir con solvencia y eficacia las nuevas funciones.

Diario Jurídico