Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Google + SF Abogados Linkedin SF Abogados
Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Google + SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

  

Buscador

¿Qué es el “Crowdfunding” y cómo tributa?

El Crowdfunding, o micromecenazgo, en castellano, es una red de financiación colectiva, habitualmente online, que a través de aportaciones dinerarias o de otro tipo, consiguen financiar un determinado proyecto a cambio de recompensas, participaciones o, en algunos casos, de forma altruista.

En términos generales, consiste en la difusión pública, por parte de la persona que busca financiación de la causa o del negocio que quiere poner en marcha y la financiación mancomunada por parte de prestamistas independientes que simplemente, simpatizan con la causa o desean unos réditos a su participación, normalmente superiores a los establecidos en el mercado financiero habitual.

Crowfunding

El micromecenaje es usado para multitud de proyectos, desde campañas políticas, financiación de proyectos sociales, artistas buscando el apoyo de sus seguidores y proyectos empresariales.

Actualmente existen cinco modelos de micromecenazgo:

  1. De donaciones:  aportaciones que se realizan de forma altruista sin existir beneficios a cambio.
  2. De acciones:  a cambio de la aportación se reciben participaciones en el proyecto.
  3. De recompensas: a cambio de la aportación se recibe una recompensa (dineraria o no dineraria)
  4. De préstamos o Crowdiending: Se trata de una financiación en masa, a  través de préstamos de una empresa a cambio de un tipo de interés por el dinero prestado para el proyecto
  5. De royalties: Cuando se invierte en un determinado proyecto o empresa y se espera obtener una parte, aunque sea simbólica, de los beneficios obtenidos, normalmente a medio y largo plazo.

Algunas características:

  • Pueden suponer un importante ahorro en costes de financiación para las empresas y mejores retornos a particulares.
  • No lleva, generalmente, asociados otros productos financieros como cuentas bancarias, seguros, pólizas, etc.
  • No es necesaria una relación previa o posterior entre prestamista y prestatario.
  • Las plataformas digitales sirven de conexión entre ambas partes y las transacciones se realizan a través de éstas.  También aportan información sobre las empresas a los inversores, así  como sistemas de pago y comprobación de la veracidad de los datos.
  • Tanto las plataformas como los prestatarios divulgan sus necesidades y buscaran prestamistas en la red para culminar sus proyectos.
  • Normalmente, las empresas tienen un límite temporal para conseguir la financiación.

SI esta no se consigue, el proyecto se cierra y se devuelve el dinero a los prestamistas.

Ver más:

Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, Título V.

Redacción SF Abogados