Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Google + SF Abogados Linkedin SF Abogados
Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Google + SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

  

Buscador

¿Puedo evitar pagar los timbres?

Cuando su empresa ingresa en el banco un pagaré o un cheque, en ocasiones tiene que satisfacer una cuantía en concepto de “timbres”. ¿A qué se debe? ¿Puede evitar dicho coste?

¿Puedo evitar pagar los timbres?

¿Por qué me cobran AJD?

  • AJD. Cuando un cliente le paga mediante un cheque o un pagaré y usted lo ingresa en su cuenta o lo descuenta en su banco, éste le cobra, en ocasiones, una cuantía en concepto de timbres. Apunte.  Dichos timbres corresponden al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) que debe satisfacerse por la emisión de documentos que “hacen función de giro” (entre otros: las letras de cambio, los pagarés y los cheques –en este último caso, si están endosados o contienen la cláusula “a la orden”–).
  • Tarifa. Dicho impuesto se paga según una tarifa que varía en función de la cuantía del documento (cuanto mayor es la cuantía, mayor es el impuesto). Apunte.  De este modo, por un pagaré de 1.600 euros, el importe a pagar es de 8,41 euros; y por uno de 50.000 euros, el impuesto es de 269 euros.
  • Obligado al pago. En el caso de las letras de cambio, al expedirse en papel timbrado, el impuesto es satisfecho por la empresa emisora (que al adquirir el documento timbrado ya satisface el impuesto). Apunte.  No obstante, en el caso de los pagarés y los cheques, aunque el sujeto pasivo del impuesto también es el emisor, en la práctica lo satisface el banco, después de cobrar su importe a quien lo ingresa o descuenta (esto es así porque tanto el banco como el que cobra dichos documentos son responsables solidarios de ingresar el impuesto).

Evite el pago

  • Pagarés. Pues bien, sepa que en el caso de los pagarés puede evitar el pago del AJD de forma sencilla: solicite a su cliente que haga constar en el anverso de dicho documento la mención “no a la orden”. Apunte.  Gracias a ello el pagaré dejará de ser endosable y perderá su función de giro, de forma que el banco ya no deberá cobrarle el impuesto.
  • Cheques. En el caso de los cheques, si se trata de cheques ya endosados o “a la orden”, no le será posible incluir la mención “no a la orden”. Apunte.  Así pues, solicite a sus clientes que le paguen con cheques normales: no endosados ni con la cláusula “a la orden”.

Fuerza ejecutiva de los pagarés

  • Rapidez. En cualquier caso, antes de estampar en un pagaré la cláusula “no a la orden” para evitar el AJD, tenga en cuenta:
    • En caso de impago los pagarés tienen “fuerza ejecutiva”: permiten reclamar al deudor mediante un procedimiento judicial rápido y expeditivo (tras la demanda, el juez otorga diez días al deudor para que pague; y si no lo hace, se embargan sus bienes).
    • En cambio, si en el pagaré aparece la cláusula “no a la orden”, perderá esa fuerza ejecutiva. Si tiene que acudir a los tribunales por impago, primero se discutirá la realidad de la operación comercial cuyo pago está reclamando, y sólo después –cuando disponga de una sentencia firme a su favor– podrá solicitar el embargo de los bienes del deudor.
  • Descuento. Además, esta fuerza ejecutiva también facilita que los bancos estén dispuestos a descontar el pagaré. ¡Atención!  Si el pagaré es “no a la orden” será más difícil que se lo descuenten; y si lo hacen, seguramente le exigirán un tipo de interés más alto.

Redacción SF Abogados