Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

  

Buscador

www.sfabogados.com usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede configurar el uso de las cookies desde su navegador. Saber más

Acepto

Política de Cookies

 

En SFT SERVICIOS JURIDICOS S.L.P. utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar la calidad de nuestro servicio, proporcionar una mejor experiencia de navegación, e identificar los problemas técnicos que puedan surgir en la web. Asimismo, en caso de que usted preste su consentimiento a través de su navegación, utilizaremos cookies que nos permitan obtener más información sobre sus preferencias y personalizar nuestra página web con sus intereses individuales.

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico, esta página web le informa sobre la política de cookies.

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Las cookies son pequeños ficheros de datos que se descargan en su ordenador y otros dispositivos de comunicaciones, que almacenan información y se guardan en el navegador del usuario. Las cookies permiten a una página o sitio web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación, permitiendo recordar diferentes parámetros e información sobre el usuario.

El usuario podrá en todo momento modificar las preferencias del navegador utilizado con la finalidad de impedir la instalación de dichos ficheros a la hora de consultar esta web.

¿QUÉ TIPO DE COOKIES UTILIZA ESTE SITIO WEB?

La web de www.sfabogados.com puede utilizar servicios de terceros que recopilan información con fines estadísticos, de uso del sitio web por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con el mismo y otros servicios de internet.

En particular, este sitio web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El presente sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies:

 Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido, o compartir contenido a través de redes sociales.

  • Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo el idioma o el tipo de navegador a través del cual se conecta al servicio.
  • Cookies de análisis: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.
  • Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

GESTIÓN DE LAS COOKIES

Usted puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador. No obstante, si lo haces, es posible que la página web no funcione correctamente y que no te podamos ofrecer una experiencia de usuario óptima.

Google Chrome:
1. Clicamos en el icono de menú.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “privacidad”.
5. Seleccionar “configuración de contenido”.
6. Seleccionar la función que desee:
7. Permitir que se almacenen datos locales.
8. Conservar datos locales solo hasta que salgas del navegador.
9. No permitir que se guarden datos de los sitios.
10. bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros.
11. Una vez seleccionado la opción deseada, clicar en “listo”.

Internet Explorer:
1. Clicamos en icono de “inicio”.
2. Seleccionar “opciones de internet” en el menú “herramientas”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “configuración”.
5. Seleccionar la opción que desee y clicar en “aceptar”.

Microsoft Edge (Explorer 10):
1. Clicamos en el icono “más”.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “cookies” dentro de “Privacidad y servicios”.
5. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Firefox:
1. Clicamos en el icono “menú”.
2. Seleccionar “opciones”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Safari:
1. Clicamos en “safari”.
2. Seleccionar “preferencias”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “cookies y datos de sitios web”.
5. Selección la opción que desee entre las disponibles.

Debe tener en cuenta que si usted elimina o bloquea todas las cookies de este sitio web, es posible que parte del mismo no funcione correctamente o la calidad de la página web pueda verse afectada.

Si precisa más información acerca de nuestra política de cookies, puede contactar con nosotros a través de nuestros canales de comunicación. Asimismo le recomendamos que consulte las páginas web de soporte de cada navegador para más información. Se debe colocar en el sitio web un pop up correspondiente a la política de cookies, y facilitar el acceso al documento detallado (segunda capa) mediante este.

Las deudas dejarán de ser exigibles pasados cinco años sin ser reclamadas.

El pasado día 6 de octubre de 2015, se publicó la Ley 42/2015, de modificación parcial de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en la que se aprovechó para, entre otras cuestiones, modificar el artículo 1964 del Código Civil español referente a la prescripción de las acciones personales.

En este sentido, como norma general, las  relaciones jurídicas que se constituyan a partir del día 7 de octubre de 2015 –fecha de entrada en vigor de la citada ley – tendrán un plazo de prescripción de cinco años.

Recordemos que, hasta ahora, el acreedor tenía un plazo de quince años para hacer cumplir al deudor lo pactado. Se produce, pues, un acortamiento extraordinario del plazo de prescripción, pasando de quince a cinco años.

Respecto a las relaciones jurídicas que se hayan constituido antes del 7 de octubre de 2015, se aplica lo dispuesto en la Disposición Transitoria Quinta de la Ley 42/2015, que se remite, a su vez, al artículo 1939 del Código Civil, el cual, aplicado a los supuestos analizados, puede permitir varias interpretaciones para establecer el dies a quo para iniciar el cómputo de la prescripción, si bien parece poder concluirse que el transcurso de un plazo de cinco años contados a partir del 7 de octubre de 2015 será requerido para que la deuda se torne inexigible.

1. Inalterabilidad de los plazos especiales de prescripción de acciones de reclamación

a) Prescripción de otras acciones contractuales previstas en el Código Civil

A pesar de esta novedad legislativa, no podemos olvidar que el Código Civil español prevé otros plazos de prescripción que no han sido modificados y continúan manteniendo su vigencia. Destacamos, sin que la siguiente relación tenga pretensión de ser exhaustiva, los siguientes plazos de prescripción:

La acción real sobre bienes inmuebles prescribe a los treinta (30) años (artículo 1963).

La acción hipotecaria prescribe a los veinte (20) años (artículo 1964).

La acción para reclamar el precio de los arriendos y la de cualesquiera otros pagos que deban hacerse por años o en plazos más prescribe a los cinco (5) años (artículo 1966).

La acción para reclamar el pago de los servicios prestados por abogados, registradores y notarios prescribe a los tres (3) años (artículo 1967).

La acción para reclamar el pago del precio de los géneros vendidos a otros que no lo sean, o que siéndolo se dediquen a distinto tráfico, prescribe a los tres (3) años (artículo 1967).

b) Prescripción de acciones contractuales previstas en otras leyes

-  Código de Comercio

Asimismo, el Código de Comercio establece diferentes plazos de prescripción, entre los que destacamos los siguientes:

La acción que asiste al socio frente a la sociedad, o viceversa, prescribe a los tres (3) años, según los casos, desde la separación del socio, su exclusión, o la disolución de la sociedad (artículo 947).

La acción para reclamar los dividendos prescribe a los cinco (5) años, contados desde el día señalado para comenzar su cobro (artículo 947).

-  Ley de Sociedades de Capital

La acción de impugnación de los acuerdos sociales caducará en el plazo de un (1) año, salvo que resultaren contrarios al orden público, en cuyo caso la acción no caducará ni prescribirá (artículo 205).

La acción de responsabilidad contra los administradores, sea social o individual, prescribirá a los cuatro (4) años, a contar desde el día en que hubiera podido ejercitarse (artículo 241 bis).

-  Ley Cambiaria y del Cheque

La acción cambiaria contra el aceptante prescribe a los tres (3) años, contados desde la fecha del vencimiento. No obstante, la acción del tenedor contra los endosantes y contra el librador prescribirá al (1) año. Asimismo, la acción de unos endosantes contra los otros y contra el librador prescribirá a los seis meses (artículo 88).

-  Ley del Contrato de Seguro

La acción que se derive del contrato de seguro prescribirá en el término de dos (2) años si se trata de seguro de daños y de cinco (5) años si el seguro es de personas (artículo 23).

-  Lei Contrato de transporte terrestre por carretera

La acción a la que pueda dar lugar el transporte regulado en dicha ley prescribirá en el plazo de un (1) año, o de dos (2) años, si la acción se deriva de una actuación dolosa (artículo 79).

-  Ley de Ordenación a la Edificación

La acción para exigir la responsabilidad por daños materiales dimanantes de los vicios o defectos, prescribirán en el plazo de dos (2) años a contar desde que se produjeran dichos daños, sin perjuicio de las acciones que pudieran subsistir para exigir las responsabilidades por incumplimiento contractual (artículo 18).

c) Prescripción de la acción extracontractual

La acción de responsabilidad extracontractual derivada de culpa o negligencia prescribe al (1) año, desde que lo supo el agraviado (artículo 1968 del Código Civil español).

2. Inalterabilidad del régimen de prescripción de las acciones establecidas en el Código Civil catalán

La novedad en la prescripción del plazo de cinco años para las obligaciones contractuales que no tengan señalado otro plazo, no afecta a la actividad competencial de las Comunidades Autónomas que puedan legislar sobre las especialidades de su legislación civil. En este sentido, Cataluña tiene su propia regulación por lo que respecta a la prescripción en el Libro I del Código Civil de Cataluña, existiendo las siguientes particularidades:

El plazo de la prescripción general es de diez (10) años en lugar de los cinco años (antes quince años) que establece el Código Civil español.

Por otra parte, el Código Civil catalán establece un plazo de prescripción de tres (3) años en caso de reclamación de deudas derivadas de un contrato de ejecución de obras o de prestaciones de servicios.

Asimismo, la acción relativa a reclamar pagos periódicos que deban efectuarse por años o plazos más breves prescribe a los tres (3) años en lugar de los cinco años que establece el Código Civil español.

Por último, la acción de responsabilidad extracontractual prescribe a los tres (3) años, mientras que el Código Civil español lo reducía, como hemos visto, al año.

3. ¿Cuándo debemos aplicar el rçegimen legal estatal de la prescripción y cuándo, el régimen legal autonómico?

Sometida una cuestión jurídica a análisis, primeramente, deberemos establecer qué régimen jurídico se aplica, con el objeto de conocer, entre otras cuestiones y por lo que respecta al tema que ahora estamos tratando, si la prescripción que hemos de tener en cuenta es la que se prevé en las normas estatales o en las normas autonómicas o forales.

Para ello, no debemos olvidar que el artículo 149.1.8º de la Constitución española, prevé que el Estado tiene competencia exclusiva para resolver los conflictos de leyes – así como potestad para establecer las reglas relativas a la aplicación y eficacia de las normas jurídicas, las bases de las obligaciones contractuales  y la determinación de las fuentes del derecho, con respeto, en este último caso, a las normas de derecho foral o especial –.

En desarrollo de lo anterior, el artículo 16.1 del Código Civil español manifiesta que los conflictos de leyes que puedan surgir por la coexistencia de distintas legislaciones civiles en el territorio nacional se resolverán según las normas contenidas en el capítulo IV (incluido el artículo 10.5), si bien se considerará como ley personal la determinada por la vecindad civil.

El artículo 10.5 del Código Civil español, aplicado, pues, para resolver los conflictos que surjan en la aplicación de distintas legislaciones internas, manifiesta que se aplicará, a las obligaciones contractuales, la siguiente ley:

1º.- La ley a que las partes se hayan sometido expresamente, siempre que tenga alguna conexión con el negocio de que se trate;

2º.- En su defecto, la ley de la vecindad común a las partes;

3º.- A falta de ella, la de la residencia habitual común, y,

4º.- En último término, la ley del lugar de celebración del contrato.

No obstante lo dispuesto anteriormente, a los contratos relativos a bienes inmuebles, y a falta de sometimiento expreso, se aplicará la ley del lugar donde estén sitos. Por lo que respecta a las compraventas de muebles corporales realizadas en establecimientos mercantiles, se aplicará la ley del lugar en que éstos radiquen.

4. Otras peculiaridades

Téngase en cuenta, por último, que la prescripción, a diferencia de la caducidad, puede interrumpirse y, en consecuencia, será necesario volver a computarse el plazo, durante el cual la reclamación seguirá siendo exigible.

La aplicación al caso concreto de este tema prescriptivo no es siempre sencilla, debido, sobre todo, a la coexistencia de distintas normas de ámbito estatal y autonómico o foral y a la existencia de diferentes plazos de prescripción diseminados en distintas leyes, por lo que, para una visión más clara, aconsejamos que acuda a un abogado o experto jurídico.

Moisés Murcia Priego 
Abogado especialista en Derecho de la Empresa, SF Abogados