UsuarioÁREA DE USUARIO | ES | CA | EN | RUS |  中文
Facebook SF AbogadosTwitter SF AbogadosLinkedin SF Abogados
Facebook SF Abogados Twitter SF Abogados Linkedin SF Abogados

  

www.sfabogados.com usa cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Puede configurar el uso de las cookies desde su navegador. Saber más

Acepto

Política de Cookies

 

En SFT SERVICIOS JURIDICOS S.L.P. utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar la calidad de nuestro servicio, proporcionar una mejor experiencia de navegación, e identificar los problemas técnicos que puedan surgir en la web. Asimismo, en caso de que usted preste su consentimiento a través de su navegación, utilizaremos cookies que nos permitan obtener más información sobre sus preferencias y personalizar nuestra página web con sus intereses individuales.

En cumplimiento con lo dispuesto en el artículo 22.2 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y del comercio electrónico, esta página web le informa sobre la política de cookies.

¿QUÉ SON LAS COOKIES?

Las cookies son pequeños ficheros de datos que se descargan en su ordenador y otros dispositivos de comunicaciones, que almacenan información y se guardan en el navegador del usuario. Las cookies permiten a una página o sitio web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación, permitiendo recordar diferentes parámetros e información sobre el usuario.

El usuario podrá en todo momento modificar las preferencias del navegador utilizado con la finalidad de impedir la instalación de dichos ficheros a la hora de consultar esta web.

¿QUÉ TIPO DE COOKIES UTILIZA ESTE SITIO WEB?

La web de www.sfabogados.com puede utilizar servicios de terceros que recopilan información con fines estadísticos, de uso del sitio web por parte del usuario y para la prestación de otros servicios relacionados con el mismo y otros servicios de internet.

En particular, este sitio web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El presente sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies:

 Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido, o compartir contenido a través de redes sociales.

  • Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo el idioma o el tipo de navegador a través del cual se conecta al servicio.
  • Cookies de análisis: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.
  • Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.
  • Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

GESTIÓN DE LAS COOKIES

Usted puede permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador. No obstante, si lo haces, es posible que la página web no funcione correctamente y que no te podamos ofrecer una experiencia de usuario óptima.

Google Chrome:
1. Clicamos en el icono de menú.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “privacidad”.
5. Seleccionar “configuración de contenido”.
6. Seleccionar la función que desee:
7. Permitir que se almacenen datos locales.
8. Conservar datos locales solo hasta que salgas del navegador.
9. No permitir que se guarden datos de los sitios.
10. bloquear los datos de sitios y las cookies de terceros.
11. Una vez seleccionado la opción deseada, clicar en “listo”.

Internet Explorer:
1. Clicamos en icono de “inicio”.
2. Seleccionar “opciones de internet” en el menú “herramientas”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “configuración”.
5. Seleccionar la opción que desee y clicar en “aceptar”.

Microsoft Edge (Explorer 10):
1. Clicamos en el icono “más”.
2. Seleccionar “configuración”.
3. Seleccionar “configuración avanzada”.
4. Seleccionar “cookies” dentro de “Privacidad y servicios”.
5. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Firefox:
1. Clicamos en el icono “menú”.
2. Seleccionar “opciones”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar la opción que desee en el menú desplegable.

Safari:
1. Clicamos en “safari”.
2. Seleccionar “preferencias”.
3. Seleccionar “privacidad”.
4. Seleccionar “cookies y datos de sitios web”.
5. Selección la opción que desee entre las disponibles.

Debe tener en cuenta que si usted elimina o bloquea todas las cookies de este sitio web, es posible que parte del mismo no funcione correctamente o la calidad de la página web pueda verse afectada.

Si precisa más información acerca de nuestra política de cookies, puede contactar con nosotros a través de nuestros canales de comunicación. Asimismo le recomendamos que consulte las páginas web de soporte de cada navegador para más información. Se debe colocar en el sitio web un pop up correspondiente a la política de cookies, y facilitar el acceso al documento detallado (segunda capa) mediante este.

¿Puedo quedarme un objeto perdido?

Un billetero en un asiento del autobús o de un taxi, un valioso anillo en la mesa de una cafetería, o un portátil en la parada del autobús. Las personas pierden a diario multitud de objetos valiosos que, solo a veces, recuperan. Sin embargo, la ley es clara al respecto e impone a todos los ciudadanos la obligación de restituirlos a su propietario. Solo permite quedarse con ellos en determinadas circunstancias.

El modo de proceder ante el hallazgo de cualquier cosa está, al contrario de lo que pudiera pensarse, perfectamente regulado. El artículo 615 del Código Civil (un precepto que ha cumplido 130 años en 2019), establece que “el que encontrare una cosa mueble, que no sea un tesoro, debe restituirla a su anterior poseedor”. Si este no fuera conocido, aclara, se deberá consignar “inmediatamente en poder del alcalde”. Solo después de dos años sin que nadie lo haya reclamado, podrá adquirir su propiedad o el valor equivalente (si, por los motivos establecidos, se tuvo que subastar).

Hay que tener en cuenta que adueñarse de los objetos encontrados, además de ser un comportamiento incívico, puede ser un delito. El artículo 254 del Código Penal castiga a quien “se apropiare de una cosa mueble ajena”. La consecuencia es una pena de multa, que se eleva en caso de que el importe supere los 400 euros. Ahora bien, si el objeto tiene un “valor artístico, histórico, cultural o científico”, el autor podrá ir a prisión de seis meses a dos años. Lo relevante, es demostrar que la persona que se apropia de la cosa perdida sabía que tenía un dueño y que, aún así, se la quedó.

Los medios se han hecho eco de algunos casos de condena por este motivo, como el de una mujer que encontró un décimo de lotería que, por suerte o para su desgracia, resultó premiado con el Gordo de Navidad de 2014. Un juzgado de lo penal de Lugo le obligó a devolver los 320.580 euros que cobró tras la deducción de impuestos y le impuso una multa de 1.080 euros. Durante el proceso, se demostró que su actuación no fue inocente, porque había tratado de borrar el dato identificativo de su legítima propietaria, que aparecía anotado con lápiz en el anverso del décimo. La mujer pudo haber evitado esta consecuencia si hubiera entregado el décimo encontrado, e, incluso, haberse beneficiado del premio si, transcurridos dos años, nadie lo hubiera reclamado.

Por otro lado, con este delito no solo se castiga la apropiación indebida de los objetos físicos encontrados, también se dan casos de condenados por quedarse con un dinero ingresado erróneamente en su cuenta bancaria.

Este comportamiento también ha sido llamado “hurto de hallazgo”, por su similitud con este delito. Pero la diferencia entre el hurto y la apropiación es que, en esta, se castiga la conducta consistente en no devolver la cosa perdida o de dueño desconocido, haciéndola propia. Es decir, el incumplimiento del deber impuesto por el artículo del artículo 615 del Código Civil. En el hurto, en cambio, se castiga el acto de tomar las cosas ajenas con ánimo de lucro sin la voluntad de su dueño. Para ello, sin usar violencia o intimidación, se desplazan materialmente de la esfera de dominio del propietario a la del delincuente (el ejemplo clásico es el del carterista). A diferencia de la apropiación de cosa perdida, el hurto solo es delito si el importe supera los 400 euros.

OBJETOS ABANDONADOS

Hay un supuesto en el que es legal quedarse con el objeto encontrado. Adueñarse de bienes abandonados, es legítimo. El artículo 610 del Código Civil establece que “se adquieren por ocupación”, esto es, al tomarlos o cogerlos, “los bienes apropiables por su naturaleza que carecen de dueño”. En derecho romano, se denominaban res nullius (cosas de nadie) aquellos bienes que no tenían dueño, bien porque nunca lo tuvieron o porque habían sido abandonados (res derelictae). El precepto entiende que son apropiables los objetos de la caza y pesca (hay que recordar que la ley data de 1889), el tesoro oculto y las cosas muebles abandonadas, pero es ampliable a cualquier objeto que siga este razonamiento (salvo que esté prohibido por ley).

La clave para poder quedarse con algo hallado está, por tanto, en la voluntad de su anterior propietario de deshacerse de ello. Por este motivo, habrá que analizar las circunstancias concurrentes en cada caso. Por ejemplo, no es lo mismo encontrar un objeto en el asiento del autobús, que hacerlo en la basura. El tipo de bien o el valor del mismo es otra de las cuestiones que debe tener en cuenta quien realiza el hallazgo para darlo por abandonado. En este sentido, la jurisprudencia considera perdidos los objetos cuando, “por su naturaleza u ostensible valor, no sea creíble que hubiera sido abandonadas por su dueño”. En tal supuesto, es irrelevante que no se conozca al titular, basta con probarse su ajenidad.

La Audiencia Provincial las islas Baleares, por ejemplo, condenó en 2012 por apropiación indebida a un hombre que “recogió” una motocicleta de la calle y después la modificó. No se acreditó, señalaron los magistrados, que al coger la moto hubiera incurrido “en la creencia de estar en presencia de una res nullius o res derelictae”.

CÓMO ADQUIRIR UNA COSA PERDIDA

El propio artículo 615 del Código Civil establece los pasos a dar para poder adquirir la propiedad de un objeto perdido. Un proceso que dura dos años. En primer lugar, dice la ley, se ha de “consignar inmediatamente en poder del alcalde del pueblo donde se hubiese verificado el hallazgo”. Hoy en día, lógicamente, no es necesario entregárselo al regidor del municipio. Cada ayuntamiento ha aprobado su propio protocolo. Será suficiente con entregarlo a la autoridad o policía, que lo depositará en la correspondiente oficina de objetos perdidos, haciendo constar el nombre o identidad de quien realizó el hallazgo y demás circunstancias del mismo.

Una vez entregado, dice el precepto, será necesario publicarlo “de la forma acostumbrada” durante dos domingos consecutivos. Pasados dos años sin que se hubiera presentado su dueño, “se adjudicará la cosa encontrada o su valor al que la hubiese hallado”. En el caso de que este tampoco lo reclamara, o no esté identificado, el valor de los bienes pasa a engrosar, previa subasta, las arcas municipales.

Para poder reclamar la propiedad del objeto, no basta con haber avisado a las autoridades, sino que debe tratarse de la persona que lo halló. Así, por ejemplo, la Audiencia Provincial de Madrid rechazó por este motivo la demanda de un ciudadano que reclamaba al Estado la propiedad de una maleta con joyas que encontró en el aeropuerto. Los magistrados constataron que, pese a haber sido él quien notificó su localización a los agentes para su examen radiológico, su participación fue mínima. Según se demostró, fue avisado por dos personas desconocidas, “limitándose a indicar su presencia a los cuerpos de Seguridad”. En realidad, aclara, fue un agente de la Policía Nacional quien realizó las gestiones posteriores.

Periódico Digital El País